El arte en la tecnologia

El uso de la tecnología para crear arte

El arte y la tecnología tienen una compleja pero significativa historia de colaboración e influencia mutua. En muchos sentidos, han evolucionado conjuntamente para llegar al lugar que ocupan en el mundo actual; una era digital en la que se superponen constantemente y retratan nuevas ideas. Christie’s Education analiza cómo las innovaciones tecnológicas han influido directamente en el mundo del arte, y seguirán haciéndolo en los próximos años.

Con cada nueva evolución de la tecnología, el arte también cambia. Sin embargo, esto no sólo se aplica a su producción. La forma de ver, compartir, consumir y posteriormente vender el arte también se transforma constantemente. La tecnología ha hecho que el arte sea mucho más accesible. Al igual que en otros muchos aspectos de la vida moderna, Internet ha permitido que el arte se consuma de forma más directa, abriendo el sector a un público más amplio y diverso. Los museos exponen sus colecciones en línea y los artistas tienen a su alcance todas las herramientas necesarias para promocionar y vender sus propias obras, a menudo sin las dificultades que conlleva una exposición física.

¿Cómo se utiliza la tecnología en el arte?

Básicamente, la tecnología ayuda a ampliar los horizontes de la creatividad de un artista, a la vez que limita los problemas que puede encontrar. Hace que la producción de arte sea mucho menos exigente y, como resultado, los artistas tienen ahora más tiempo para contemplar y ampliar su creatividad.

¿Hay tecnología en el arte?

Innovaciones en el arte

La tecnología ha hecho que el arte sea mucho más accesible. Al igual que ocurre con otros innumerables aspectos de la vida moderna, Internet ha permitido que el arte se consuma de forma más directa, abriendo el sector a un público más amplio y diverso.

  Nuevas tecnologias en diabetes

Historia del arte digital

La pandemia con sus consiguientes cierres está obligando a los artistas a buscar formas innovadoras de exponer y vender sus obras. Y aunque muchas personas dan la bienvenida a tecnologías como la inteligencia artificial (IA) y el Internet de las cosas (IoT) en la distribución de arte, son escépticas sobre su capacidad para generar arte. Piensan que esas obras carecerán de creatividad y, en general, estarán fuera de lugar.

He aquí un ejemplo que desafía esta creencia. Marcus du Sautoy, profesor de matemáticas en la Universidad de Oxford y autor de varios libros, confesó que utilizó un algoritmo para generar 350 palabras para uno de sus libros. Lo emocionante es que nadie se dio cuenta de que esas palabras eran artificiales. Ni siquiera su editor.

Este artículo explica cómo la combinación de la tecnología y las artes aportará formas innovadoras de creación, exhibición, protección y monetización de obras de arte. Tal vez te inspire a beneficiarte de la inteligencia artificial como servicio para dar vida a tus ideas.

¿Cómo se utiliza la nueva tecnología para crear arte? La empresa de subastas de arte Christie’s vendió recientemente su primera obra de arte generada por IA por 432.500 dólares. El cuadro es un rostro borroso titulado Retrato de Edmond Belamy. Las redes generativas adversariales (GAN) suelen utilizarse para producir este tipo de imágenes distorsionadas y extrañas. A primera vista, estas obras pueden parecer extrañas, pero algunos artistas humanos crearon arte similar a propósito. Pensemos en los retratos deformados de Francis Bacon, como Tres estudios de un retrato de Henrietta Moraes.

  Frase que dijo albert einstein sobre la tecnologia

Arte moderno

A lo largo de la historia, el arte ha influido y se ha visto influido por la tecnología. Esta relación ha dado lugar a muchas obras de arte apasionantes. Aquí exploramos seis artistas que han utilizado las máquinas en sus obras…

La mayoría de las IA funcionan como una mente sin cuerpo, pero los organismos vivos aprenden mucho sobre el mundo a través de los sentidos. El conocimiento que surge de ser un cuerpo en el mundo, relacionándose con otras criaturas y entornos, se llama inteligencia física. ¿Y si la IA pudiera aprender a través de los sentidos? ¿Podrían las máquinas desarrollar sus propias experiencias del mundo? ¿Podrían independizarse de los humanos? ¿Podrían intercambiar inteligencia con plantas, animales y microorganismos? – Anicka Yi

En 1961, el artista alemán Gustav Metzger se interesó por el concepto de arte autocreativo que utiliza la tecnología para construir procesos de cambio y crecimiento positivos. Podemos ver un ejemplo de esta “autocreación” en Liquid Crystal Environment. La obra consiste en cristales líquidos sensibles al calor que se introducen en proyectores y se calientan y enfrían para formar patrones de cristal de colores alternos. A continuación, se proyectan en pantallas alrededor del espacio de exposición, todo ello bajo el control de un programa informático. Los patrones psicodélicos proyectados crean un entorno sensorial total, invitándonos a un mundo donde el arte y la tecnología colisionan. En 1966, la obra se convirtió en el escenario de las actuaciones de Cream, The Move y The Who en el Roundhouse de Londres.

Arte digital

Existe la idea generalizada de que debe ser muy difícil para un artista crear obras de arte hoy en día. Al fin y al cabo, la tecnología ha dominado fuertemente el mundo en el siglo XXI, ¿y cómo puede el arte competir con eso? Sobre todo cuando el arte es un campo antiguo y la tecnología es un campo nuevo que ya está arrasando en el mundo. Mucha gente cree que la respuesta está muy clara: es una batalla perdida para el arte, ya que la tecnología es la ganadora obvia.

  Proyectos tecnologia 2 eso electricidad

Para ser justos, esa suposición tiene algo de sentido, aunque sea mínimo. Es cierto que la tecnología gobierna el mundo ahora mismo. Pero algo que la gente siempre se olvida de tener en cuenta es el hecho de que el arte no existe en el vacío: sí, ha existido durante milenios, literalmente hablando, y la razón principal por la que ha seguido durando tanto tiempo es por el hecho de que se adapta. No importa de qué época se trate, qué país o qué clima social, el arte siempre encontrará la manera de integrar su entorno en sus tendencias. En otras palabras, el mundo real ayuda a dar forma al arte en cierto modo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad